México

Rogelio Cabrera López, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), afirmó que México está en “terapia intensiva” por la violencia, situación que no puede cambiar en un mes.

En conferencia de prensa, el obispo Cabrera López destacó que el país necesita tiempo y ningún gobernante puede resolver los problemas de un momento a otro, sino se necesita la colaboración de todos los actores de la sociedad para generar una cultura de la paz.

“Somos muy conscientes que México no cambia en un mes, el presidente no tiene la lámpara de Aladino, es muy complejo el tema”.

“Son muchos ciudadanos que están metidos en cosas ilícitas, lo que importa es que vayamos creando un ambiente de reconciliación que nuestras parroquias sean un lugar de encuentro”, expresó.

El informante destacó que la Iglesia católica participa en el proceso de pacificación del país impulsado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, mediante el Plan de Reconciliación que elaboró el Episcopado Mexicano en el que resalta la importancia de atender a las víctimas de la violencia.

Rogelio Cabrera López mencionó que se necesita “alentar al gobierno a seguir trabajando, pero no lo va a resolver de un momento a otro”, insistió.

“Que México cambie en un minuto el problema es muy grande, México está en terapia intensiva”, resaltó.