Rechazo

Decenas de miles de personas protagonizaron ayer multitudinarias protestas en el centro de Londres y en todo el Reino Unido para decir, “alto y claro”, al presidente estadounidense, Donald Trump, que “no es bienvenido” al país, donde efectuó su primera visita oficial.

“Say it loud, say it proud, Donald Trump’s not welcome here” (“Dilo alto y claro, Donald Trump no es bienvenido aquí”) fue el cántico que más veces se repitió en las manifestaciones que inundaron ayer la capital británica, las cuales, obligaron a cerrar las principales arterias de la ciudad.

Las plataformas Women’s March London y Together Against Trump organizaron las mayores movilizaciones, que terminaron en las plazas del Parlamento y de Trafalgar, respectivamente.

Según las cifras de los organizadores, la primera marcha de las mujeres habría congregado hasta 50,000 personas y unas 100,000 la segunda, en la que sería una de las movilizaciones más multitudinarias desde las de 2003 contra la guerra de Irak.

La respuesta ante la visita de Trump se pudo oír en puntos como Belfast (Irlanda del Norte), Glasgow (Escocia) o Windsor (a las afueras de Londres y donde el presidente estadounidense se reunió con la reina Isabel II).

Durante las protestas los participantes llevaron consignas por todo tipo de causas: mensajes contra la xenofobia, la misoginia y el racismo, reivindicaciones ecologistas o contra un posible acuerdo comercial entre el Reino Unido y Estados Unidos tras el “brexit”, la salida británica de la Unión Europea.