Retratos

Los retratos del expresidente Barack Obama y de la ex primera dama Michell Obama fueron develados ayer en la Galería Nacional de Retratos de la Institución Smithsoniana de Washington, el complejo cultural más grande del mundo.

Obama, quien participó sonriente en la ceremonia, agradeció la obra del artista Kehinde Wiley y dijo -en tomo de broma- que trató de negociar algunos cambios para aparecer bajo mejor luz en el retrato.

“Traté de negociar menos pelo gris. Traté de negociar orejas más pequeñas”. “La integridad artística de Kehinde no lo permitió”, dijo Obama.

En el cuadro, el primer presidente afroamericano en la historia de Estados Unidos, aparece sentado en una silla, con una pose tradicional, vestido de traje pero sin corbata, y rodeado de una exuberante vegetación que cubre la totalidad del lienzo.

Antes de dejar la Casa Blanca, Obama eligió al pintor afroamericano Kehinde Wiley para el retrato, con lo que se convirtió en el primer artista afroamericano en ser comisionado para la elaboración de un cuadro oficial de un presidente de Estados Unidos.

El retrato de Michelle Obama, donde aparece sentada en posición meditativa y ataviada con un amplio vestido largo color blanco con figuras geométricas en negro, gris, amarillo y rojo, fue comisionado a la artista Amy Sherald.

El lienzo de Barack Obama será instalado de manera permanente en la galería de “Los Presidentes de Estados Unidos”.