Se burla

El presidente ruso Vladimir Putin aseguró que no le importa la interferencia de ciudadanos rusos en las elecciones presidenciales de Estados Unidos porque tales acciones no estaban relacionadas con su gobierno.

En una entrevista con la cadena de televisión estadounidense NBC transmitida ayer, el presidente ruso también indicó que algunos de los 13 ciudadanos rusos mencionados en una acusación estadounidense podrían no ser rusos étnicos.

“Tal vez ni siquiera son rusos, sino ucranianos, tártaros o judíos pero con ciudadanía rusa, lo cual también debe ser comprobado”, agregó.

Putin respondió bruscamente cuando la entrevistadora Megyn Kelly le preguntó si él aprobaba la injerencia rusa mencionada en la acusación hecha el mes pasado por el fiscal especial Robert Mueller.

“Para mí es lo mismo. Para mí no hay ninguna diferencia en absoluto, porque no representan al gobierno”, respondió respondió Putin, según la transcripción de la entrevista en ruso publicada el sábado por el Kremlin.

El mandatario dijo que su país no tiene las herramientas ni la voluntad para intervenir en las elecciones. Se quejó repetidamente durante la entrevista de que Washington ha ignorado las iniciativas rusas para que ambos gobiernos trabajen juntos en temas de ciberseguridad. “Pero Estados Unidos se niega a trabajar así y, en cambio, arroja a 13 rusos a los medios de comunicación”, dijo.