Se compromete a ayudar

El presidente estadounidense Donald Trump se ofreció ayer a mediar en las discrepancias en el Mar de China Meridional, mientras que su homólogo chino, Xi Jinping, restó importancia a la preocupación sobre la posibilidad de una guerra en las aguas en disputa. En cambio, el presidente filipino Rodrigo Duterte dijo que Xi le garantizó las intenciones pacíficas de China en las estratégicas aguas.