Sigue la represión

La policía venezolana contuvo con gases lacrimógenos a los cientos de opositores que se movilizaron ayer nuevamente hacia la Defensoría del Pueblo, en Caracas, para protestar contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro. La arremetida de la fuerza pública se concretó después que la víspera las movilizaciones concluyeron con tres muertos y cientos de heridos y detenidos. La arremetida con gases disolvió la manifestación.