Silencio

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela le impuso una orden de silencio al dirigente opositor Leopoldo López para estar en el arresto domiciliario, que cumple desde el sábado pasado, dijo ayer su abogado defensor Juan Carlos Gutiérrez.

El abogado señaló que el TSJ emitió una prohibición “categórica y absoluta” de emitir cualquier información, lo que impone la censura.

“Leopoldo López está imposibilitado de transmitir información, bajo cualquier tipo de circunstancia. La sentencia que impone prohibición a López de expresarse vulnera derechos, impone censura previa”, señaló en una rueda de prensa.

Agregó que López fue enviado de regreso a su casa para seguir en arresto domiciliario, pero señaló que se replican las condiciones de detención que tenía en la cárcel de Ramo Verde, en la ciudad vecina de Los Teques.

“Las condiciones se replican y en algunos aspectos se agravan. López tiene un grillete electrónico en su tobillo que monitorea todos sus movimientos las 24 horas del día. La casa es vigilada por comandos de policía y ahora se le prohíbe emitir información. Leopoldo López fue enviado de su casa a la cárcel por pretender ejercer derecho y ahora tiene prohibición absoluta”, dijo.

Al dirigente opositor se le volvió a otorgar el sábado el arresto domiciliario, tras haber sido enviado a prisión a mediados de la semana pasada. El TSJ dijo que López violó las condiciones de su arresto al pronunciarse contra la Constituyente.