Tormenta

Una tormenta invernal que se desplazaba sobre los Grandes Lagos en la frontera entre Estados Unidos y Canadá, con pronóstico de 30 centímetros de nieve, creó condiciones difíciles para el tráfico y forzó el cierre de escuelas y la cancelación de cientos de vuelos.

El servicio meteorológico emitió advertencias en toda la región. La nevada que comenzó el jueves por la tarde continuaba el viernes a medida que la tormenta se desplazaba hacia el este.

Numerosos vehículos se salieron de ruta o chocaron al patinar sobre las vías heladas en la zona de Chicago y Detroit.

Se cancelaron 550 vuelos en el Aeropuerto Internacional O’Hare y otros 230 en el Midway, informó el Departamento de Aviación de Chicago. Otro centenar de vuelos fueron cancelados en el Aeropuerto Metropolitano de Detroit.

Las aerolíneas American, United, Delta y Southwest advirtieron a los viajeros que habría más cancelaciones desde y hacia Minnesota, Michigan, Wisconsin, Illinois, Indiana y Ohio.

Se pronostican las condiciones más graves para la zona de Chicago, el norte de Indiana y el sur de Michigan.

En Chicago, ante el pronóstico de 30 centímetros de nieve, las autoridades cancelaron las clases en las escuelas públicas de la ciudad y el área conurbada. También se cancelaron las sesiones en los tribunales.