Violento

Un sismo de magnitud 7.2 sacudió ayer cerca de la frontera entre Irán e Iraq y dejó al menos seis muertos y gran cantidad de heridos.

Otros medios señalan que el número de muertos era de 14 en Irán y uno en el Kurdistán iraquí.

El Servicio Geológico de Estados Unidos confirmó el movimiento telúrico en su sitio web, y colocó el epicentro aproximadamente a 32 kilómetros de la ciudad iraquí de Halabja. Emitió también una alerta “naranja” por “muertes y pérdidas económicas relacionadas con las sacudidas”.

La agencia de noticias iraní “ILNA” reportó que al menos 14 provincias habían sido afectadas por el movimiento telúrico.

Las redes sociales de Irán se llenaron de publicaciones sobre personas que tuvieron que evacuar sus hogares, específicamente en las ciudades de Qasr-e Shirin —ubicada cerca de la frontera con Iraq— y de Kermanshah.

Faramarz Akbari, gobernador de Qasr-e Shirin, dijo que seis personas habían muerto y que decenas resultaron heridos, según informó la agencia “IRNA”.

Esmail Najar, director de la Organización Nacional de Gestión de Desastres, señaló que “algunas personas que resultaron heridas podrían estar sepultadas bajo los escombros en Qasr-e Shirin”.

Irán es una zona vulnerable a los sismos debido a que está situado sobre varias fallas sísmicas importantes. En 2003, un terremoto de magnitud 6,6 destruyó la histórica ciudad de Bam y provocó la muerte de 26,000 personas.