Ya azota

El huracán “Florence” comenzó a azotar ayer la costa este de Estados Unidos con vientos y lluvias diluvianas, que según las proyecciones podrían causar inundaciones catastróficas, pese a que la tormenta fue degradada a categoría 2.

“Solo porque la velocidad del viento bajó, la intensidad de la tormenta disminuyó a dos, por favor no bajen la guardia”, advirtió Brock Long, director federal de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

La inmensa tormenta se debilitó durante la noche del miércoles a categoría 2, de 5 en la escala de Saffir-Simpson, pero las autoridades advirtieron de los riesgos de los potentes vientos de 165 kph y las lluvias torrenciales.

“El huracán va a desacelerarse a medida que se acerque a la costa y avance por tierra. Esto va a provocar inundaciones extremadamente peligrosas”, dijo el organismo de emergencias.

Cerca de la línea costera los vientos ya se hacían notar y la localidad de Myrtle Beach, en Carolina del Sur, estaba prácticamente desierta.

“Yo me sentía bien hasta que me desperté y vi que era una ciudad desierta”, contó un residente de 40 años quien dijo que se refugiaría en Charlotte, tierra adentro.

Ayer por la tarde “Florence” aún estaba sobre el océano a uno 230 kilómetros al este-sureste de Wilmington, en Carolina del Norte, avanzando hacia el noreste con una velocidad de 17 kilómetros por hora, informó el Centro Nacional de Huracanes.