Después del robo, vigilan

Como bien dice el dicho, “muerto el niño tapan el pozo”, fue lo que le sucedió a dos permisionarios del muelle de Camino Real, tras denunciar el robo de motores, generando la movilización de oficiales federales y estatales en compañía de elementos de Sepesca, quienes verificaron todas las embarcaciones varadas así como el número de serie de los motores, causando incertidumbre, además de que se aseguraron embarcaciones.

“Hacen y deshacen lo que se les antoja, de repente hay vigilancia y a veces no, inclusive en altamar hemos sabido que son los mismos elementos de la marina quienes amedrentan a los compañeros pescadores, es un fuerte golpe a nuestra económica debido a que son motores superiores a los ochenta mil pesos, eso nadie nos lo devolverá y Sepesca brilla por su ausencia, ya que hemos solicitados diversos apoyos”, indico Eliub Sánchez.

El robo fue denunciado por Eliub Sánchez y José Alfredo Cupul Canul, luego de que al acudir a temprana hora para alistar sus embarcaciones y poder salir a la mar, se percataron que al menos cinco lanchas no contaban con sus motores, situación por la cual decidieron acudir a la Fiscalía para interponer su denuncia correspondientes, lo que género que se montara un operativo en los diversos muelles de la ciudad.