Maltrato por parte de la Fiscalía

Rafael Antonio Puerto Arredondo, de 47 años de edad y de oficio vigilante, es sobreviviente de los robos que en los últimos meses se han suscitado en la ciudad.

Rafael acudió a las oficinas de “La i” para contarnos su historia, comentó que el pasado 20 de diciembre, reportó al 911 un robo que se cometió en una galletera, ubicada a un costado de su centro de trabajo, donde agentes de la PEP llegaron hicieron su trabajo y se fueron del lugar.

El pasado domingo, 6 de enero, los delincuentes regresaron, pero ahora a saquear su centro de trabajo. Informó que un sujeto se acercó y lo sometió hasta que llegó un segundo sujeto quien lo amenazó con enterrarle una navaja además de darle patadas en la espalda.

Después que los malechores realizaron su cometido, salió por ayuda.

Al lugar llegó personal de la Fiscalía y de la empresa de vigilancia donde trabajaba, fue su mismo jefe quien le dijo al personal de la fiscalía “Rómpele la ma…, si aguanta la calentada, es que no tiene nada que ver en el robo”.

Después de eso, Rafael fue suspendido de su trabajo, además de ser acosado por personal de la fiscalía para que de cierta forma se echara la culpa y así cerrar la investigación del robo.

Hoy, Puerto Arredondo teme por su situación, ya fue a la Procuraduría de la Defensa del Trabajo para que la empresa de vigilancia, al menos le pague una liquidación por los años trabajados.