Perdieron

Las lluvias que cayeron hace unos días crearon un problema entre los horticultores de Nunkiní, pues quemaron más de 5 hectáreas de cilantro, rábano, melón y flores de crisantemo, que se producen en dicho lugar.

Cabe destacar que para algunos, la lluvia fue benéfica, pero en particular para los horticultores no lo fue. Lo anterior lo dio a conocer Germán Haas Collí, líder de horticultores, quien agregó que más de 30 productores se ven afectados en sus hortalizas. Recordó que primero fue la sequía que afectó con la llegada de plagas y ahora la lluvia vino a dar otro duro golpe a los hombre del campo.

Continuó diciendo que lo que con mucho sacrificio estaban trabajando para el sustento de la familia, la lluvia llegó para acabar con su producción.

Haas Colli dijo, que por el momento necesitan de los apoyos de los gobiernos estatal y municipal, para que puedan reactivar la economía y seguir con los trabajos hortícolas pues es la única fuente de empleo con que cuentan los habitantes, porque ven que es una buena opción productiva cuando les va bien, expresó el líder.

Por lo que reconoció que se perdió todo el esfuerzo para sostener a las familias y que además se vieron esfumados con la presencia de la lluvia atípica que nunca había caído durante los meses de la sequía que se vive en el Camino Real.

Por último, pidió la intervención de las autoridades estatales y municipales para que volteen a ver a los horticultores de Nunkiní quienes perdieron sus cosechas debido a la lluvia que cayó.