Pestilencia por aguas negras

El problema es por una fosa séptica de un domicilio.

Severo Zavala Mendoza propietario de la tortillería la Guadalupana, en la unidad habitacional Ramón Espínola Blanco, comentó que sus ventas han bajado por las aguas negras que se encuentran estancadas a las puertas de su local.

Según Severo Zavala el agua proviene del predio de enfrente marcado con el número 1 de la manzana 8, en la unidad Habitacional Ramón Espínola Blanco, incluso dice que habló con la propietaria del predio y ni así se resuelve el problema.

“En un recorrido por autoridades estatales por el lugar se comprometieron a resolver este problema y tampoco nada. Lo peor del caso es que por el agua ya se formaron varios baches y cuando pasan los autos a toda velocidad salpican a los peatones y el olor es insoportable”, dice Severo.

Cabe mencionar que toda la avenida entre la avenida Baja Velocidad y el fraccionamiento Siglo XXIII la calle se encuentra, como otras en toda la ciudad, intransitables por los enormes baches que no reparan y siguen creciendo.

Los vecinos dicen que a veces el camión se tiene que desviar de la ruta por el mal estado de la calle, al igual hay varias fugas de agua que llevan meses y las 24 horas del día se tira el vital líquido, las ventas no solo han bajado para Severo, también para algunas tienditas del lugar.

Dejar respuesta