Preocupa

Campeche se encuentra a merced en el incremento en consumo de drogas, y se espera que este 2019 las instituciones encargadas de la prevención cada vez cuenten con menos recursos, y es que el Sistema de Atención a Niños, Niñas y Adolescentes Farmacodependientes del Estado, (Sannafarm) se encuentran en el olvido de las autoridades pues hace más de 20 años que no recibe apoyos para infraestructura; camas obsoletas y equipamiento que funciona desde hace dos décadas, así lo reconoció su director Gilberto García Salazar quien dijo que operan casi en números rojos, pues de los 26 millones 295 mil pesos que se le otorgó en el 2018, tan sólo el sueldo de personal es de 23 millones 454 mil 414, quedando solamente para sostenerse 2 millones 841 mil 493 pesos tanto para prevención como para el tratamiento, anunciandose un recorte más del 20 % para el 2019.

“Estamos haciendo lo que podemos, no es falta de ganas, ni de personal, sucede que desde nuestra apertura, no se ha cambiado nada, todo sigue igual. No existe recurso para cambios de mobiliarios y muy escaso para tratamiento”.

Sin embargo, Sannafarm continúa prestando servicio y tratamiento a quienes lo necesitan, pues Campeche se encuentra a nivel nacional en el lugar número 26 de prevención de adicciones.

Las principales adicciones son las legales, entre el alcohol y el tabaco. En ilegales la mariguana ocupa el primer lugar en el Estado, en el uso y abuso de sustancias.

Penosamente esta sustancia se ha incrementado en el 0.45 % en lo que va de este 2018; son 5 mil campechanos quienes de manera ilegal son adictos a la mariguana, de ellos, el 80 % son adolescentes, entre los 12 y 25 años.

Gilberto Salazar, mencionó que inclusive existe un caso donde un menor de 8 años es adicto a la sustancia y se ha enfrentado a varias recaídas.

Precisó que es necesario que los padres de familia dialoguen con sus hijos; estudiantes que están en riesgo en caer.