¡Siempre sí!

El Congreso del Estado, aprobó llamar a comparecer a los encargados de la seguridad en el Estado, los titulares de la Secretaria de Seguridad Pública y la Fiscalía General del Estado, Jorge Argaez Uribe y Juan Manuel Herrera Campos.

El objetivo de la comparecencia es conocer qué leyes federales están obstruyendo el actuar de los encargados de la seguridad en Campeche, para que como Congreso se haga un exhorto al Congreso de la Unión pidiendo su modificación.

Lo interesante del caso es que esta propuesta ya había sido presentada por el presidente de Comisión de Seguridad Pública, Eliseo Fernández, y fue desechada por mayoría de votos, lo que originó “escándala” en el Congreso pues se agarraron entre panistas y priistas, los primeros subieron al ring al diputado del II distrito y el priista que despedazaron en tribuna fue Ernesto Castillo del distrito V.

Y es que el panista señaló a los priistas de desconocer sus distritos o proteger a los encargados de la seguridad en Campeche, ya que dijo hoy la principal problemática en las colonias es la seguridad, a lo que el priista subió a tribuna para exigir que si se habla de seguridad antes se mencione el trabajo que viene realizando el gobernador del estado en ese rubro, argumentos que ocasionaron que el panista usara de nuevo la tribuna para recordarle que su trabajo y por el cual le pagan no es representar al gobernador sino a los ciudadanos, dejando sin argumentos al tricolor.

Este pleito llego más haya, y se le cuestiono al gobernador sobre sí era o no, necesario que se realice una comparecencia, a lo que el ejecutivo, dijo es el Congreso quien tiene que ver y resolver esos problemas velando por el interés de la gente.

Llama la atención que esta iniciativa, que fuera desechada, hoy se apruebe, dejando a entrever 3 cosas: o le están dejando el tema de la seguridad a la comisión encargada, o recibieron un jalón de orejas desde el cuarto piso, o aún más “descabellante” a la gran mayoría de los diputados no les interesa escuchar que leyes federales perjudican la seguridad del Estado.