Vendedores ambulantes, parte del entorno comercial

Los vendedores ambulantes de diversos productos como globos o algodones de azúcar, forman parte de la economía urbana de la capital campechana, pues no sólo en parques es común encontrarse a este tipo de personas, sino en escuelas y en sitios públicos, formando un amplio entorno comercial y social.

La mayoría de los vendedores de estos productos ven su nicho de ventas en estos tipos de espacios públicos, por la presencia de su principal consumidor que son los niños y adolescentes.

Aunque el comercio es informal; ya que la mayoría no están regularizados y no pagan impuestos, sus ganancias van netamente a sus bolsillos, de manera que recuperan lo invertido.

El resto les sirve para el sustento familiar y para dar educación a sus hijos; aunque viven al día y sin prestaciones sociales.

Pese a la situación que se vive; no sólo en el Estado sino en el país, por los altos costos de la canasta básica e insumos energéticos, los vendedores ambulantes siguen siendo parte del entorno urbano, comercial y social que data de décadas atrás, como fueron los pregoneros campechanos en su momento.