Ya hartos

Padres de familia del jardín de niños “Florinda Bautista” localizada cerca del primer cuadro de la ciudad, denunciaron la falta de interés de las diversas autoridades tanto de seguridad pública como de educación, ya que en menos de un mes, el plantel ha sido visitado por amantes de lo ajeno al menos en cuatro ocasiones causando destrozos.

Araceli Lasca, Manuel Solís López, Diana Karina Vegas, Elizabeth Pacheco, Citlali Sandoval, Blanca Coyoc, por mencionar a algunos padres de familia, cansados de los diversos robos y de los malvivientes, como “El Ultra” y compañía, decidieron alzar la voz ya que desde que los robos se desataron en la ciudad, ingresaron diversos escritos a la Secretaría de Educación (Seduc), así como en la misma Secretaria de Seguridad Pública, donde hasta el momento nadie les ha podido resolver algo.

Denunciaron que frente al plantel educativo, se hallan dos predios abandonados, mismos que son utilizados por los malvivientes para esconderse y realizar sus necesidades fisiológicas, sin importarles la presencia de los menores y padres de familia, quienes exigen mayor patrullaje, ya que a los agentes parece importarles poco la seguridad de los infantes.

“Se llevaron una grabadora, forzaron los protectores y rompieron vidrios, todos esos daños entre todos los padres lo pagamos, ya estamos cansados y haremos una reunión para tomar otro tipo de medidas, pues tememos que un día uno de los delincuentes se esconda en los baños y los menores paguen las consecuencias”, comentaron.

Hay que mencionar que también los comercios y casas, tanto del barrio de Guadalupe como del Centro, se han visto afectadas por el grupo de malandros que viven por la zona, que por lo regular se la pasan en el parque de San Martín ingiriendo bebidas embriagantes y faltándole el respeto a todos los que pasan.

Hay que recordar que meses antes, “El Ultra” fue detenido por andar mostrando sus miserias a los pequeños del kinder, pasó dos días detenido y lo dejaron en libertad, más tarde trató de asaltar un consultorio y lo volvieron a detener, y quedó libre al día siguiente y aún sigue haciendo de las suyas por la zona.