Ni los muertos se salvaron

Nuevamente la indignación se hace presente por la severa inundación que sufrió el cementerio de Siglo XXI, donde los familiares de los difuntos enterrados exigen la presencia del ayuntamiento para drenar el agua estancada ya que la permanencia del agua deteriora las tumbas.

Los ciudadanos pidieron realizar acciones para evitar que el panteón siga inundándose con cada lluvia ya que la reparación de las tumbas después de estas ya comenzaron a ocasionar afectaciones en la economía de los familiares.