Blindan

Evitar una nueva fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán es la máxima prioridad del gobierno de México en estos momentos y por eso el preso está siendo cambiado constantemente de celda en la cárcel de máxima seguridad en la que se encuentra recluido y que es la misma de la que se escapó hace seis meses a través de un túnel de 1.5 kilómetros que conectaba su baño con el exterior.

El vocero del gobierno, Eduardo Sánchez, dijo que “El Chapo” había sido trasladado ocho veces de una celda a otra en el penal Altiplano desde que ingresó la noche del viernes pasado, horas después de su captura en Sinaloa.

La prisión cuenta ahora con un sistema de vigilancia por video 24 horas al día que permite observar todos los sectores de la celda del narcotraficante.

La celda de la que se escapó en julio pasado tenía un punto ciego junto en la ducha, que estaba fuera del alcance de las cámaras y que era donde desembocaba el túnel por el que escapó.

Las autoridades dijeron entonces que ese punto ciego era para proteger la privacidad de los reos pero la divulgación de un vídeo en el que se ven los minutos previos a la fuga y se observa al preso ir y venir en su celda, asomarse por la ducha y cambiarse de zapatos suscitó gran polémica, pues evidenció que los funcionarios de seguridad tardaron demasiado en dar la señal de alarma y porque parecía impensable creer que los ruidos de construcción del túnel no hubieran alertado a los guardias.