Colisión

Angustia, dolor y desesperación se vivió ayer por la tarde en el Centro de Mérida, pues una mujer no respetó su alto y ocasionó un fuerte accidente de tránsito, donde resultaron lesionadas al menos, ocho personas.

“Yo voy con mi mamá, yo voy con mi mamá“, decía un joven al que le sangraba la nariz. Su madre, minutos antes, había sido rescatada de un auto Tiida que manejaba sobre la calle 43 del segundo cuadro de la ciudad.

La mujer, quien no pudo ser identificada, no respetó una señal de alto cuando llegó al cruce con la calle 66 y su auto fue embestido por una Urvan de transporte Público, ruta Ibérica-Francisco de Montejo, guiada por Aaron Hau Canché.

Por la velocidad que ambos vehículos llevaban, el auto de la mujer se proyectó en la calle 66 y golpeó dos vehículos estacionados: una camioneta Voyager con placas 601-TZP, y una camioneta Escape. La Urvan también golpeó por atrás a la camioneta Voyaguer.

Entre los fierros doblados y los cristales rotos del Tiida quedó atrapada la mujer, quien tuvo que ser rescatada por bomberos y paramédicos de la SSP, quienes incluso usaron las llamadas “quijadas de la vida” para desprender la portezuela del auto y sacarla.

De la unidad de transporte, los pasajeros salieron disparados de sus asientos y al menos siete de ellos resultaron heridos. La más grave fue una joven identificada como Edna Guadalupe Chan Salomón, quien rompió el parabrisas de la Urvan con su cara.

Los lesionados fueron trasladados a diferentes hospitales a bordo de seis ambulancias de la SSP.