Electrocutado

Un hombre, originario de Bokobá, murió de manera trágica en la casa donde laboraba como empleado doméstico.

El ahora occiso recibió una descarga eléctrica de 12,300 voltios cuando bajaba mangos, lo que acabó con su vida de manera instantánea.

Por la fuerza de la descarga el mozo fue aventado alrededor de siete metros, terminando con quemaduras de tercer grado en una parte de su cuerpo.

Esto causó consternación entre sus patrones y los vecinos, quienes lo conocían desde hace varios años, desde que llegó a laborar en la residencia No. 175-A de la calle 29 con 34 de la colonia Buenavistas.

Paramédicos de la SSP, llegaron para auxiliar al empleado, pero no pudieron hacer nada porque había muerto. También valoraron a dos personas quienes por la impresión sufrieron una crisis nerviosa.

La casa fue asegurada por las autoridades para las diligencias de ley y el deslinde de responsabilidades.

“Pobre Juventino, si acaba de platicar con él, hasta me regaló dos mangos”, dijo uno de los vecinos.

Los hechos se registraron a las 11 a.m. de ayer. El ahora occiso fue identificado como Juventino Chan Huchim, de 55 años, quien laboraba como mozo en el predio.

El dueño de la vivienda declaró que su empleado se encontraba bajando mangos con un bajador metálico.

En un momento dado la punta del mismo hizo contacto con el cable de alta tensión, lo que ocasionó que recibiera la mortal descarga.

El árbol se incendió y una cuadrilla de la CFE llegó para reparar el fluido eléctrico para que los bomberos pudieran apagar el fuego.

Cerca de 300 predios se quedaron sin luz por lo menos unas cuatro horas debido a que se reventó el cable y se descolgó el tendido eléctrico.

A la familia del fallecido aún no se le avisaba debido a que este viajaba cada semana a su pueblo natal.