En libertad

Ayer a las 5:16 de la tarde, y después de casi 11 años en prisión, Wafé Kuri Torre, recuperó su libertad de forma anticipada tras haber cumplido con el 70% de una condena de 12 años que le fue impuesta por haber matado a su esposa Rosa María Ochoa Arce.

En la puerta del Cereso de Mérida ya lo esperaban Marcos Cerón, su abogado, su mamá y su tía, María del Carmen y Marisa Torre Fuentelsas, respectivamente.

La libertad anticipada fue concedida por el Juzgado Primero de Distrito del Poder Judicial de la Federación. El empresario estaba en prisión desde el 2008, acusado de la muerte de su esposa.

Wafé Kuri salió del penal vestido con jeans, una sudadera roja y una gorra del mismo color, llevaba con él tres bolsas de plástico con ropa, hamacas y artículos personales.

En primera instancia se encontró con su abogado y metros adelante se con su madre y su tía, quienes lo abrazaron y no pudieron contener las lágrimas; sin decir mucho, el empresario respondió que se sentía emocionado y que le esperaba mucho trabajo, después abordó una camioneta roja y y se retiraron del lugar.

Se supo que estaría en casa de su madre, en el fraccionamiento Campestre, donde se reuniría con otros familiares para celebrar su libertad.

Durante todo el proceso penal, Wafé Kuri insistió en que era inocente de la muerte de su esposa y acusó directamente a Carlos Rolando Escamilla Alpuche, entonces agente de la SSP, de ser el autor del crímen.