Encuentran

Luego de 48 horas del trágico derrumbe en el complejo hotelero en construcción en la confluencia de las calles 60 con 35 del Centro de Mérida, fue encontrado el cuerpo de un quinto trabajador identificado como Enrique Javier Torres Hernández.

Sus familiares que permanecieron durante 36 horas frente al inmueble, en espera de un milagro, finalmente comprobaron lo que suponían: que nunca salió del edificio.

El drama y dolor de la familia del trabajador de fierrero, dedicado a la colocación de andamios, llegó a su fin porque al menos recuperaron el cuerpo del padre de familia quien tenía dos hijas y tres nietos.

Desde el pasado martes cuando se dio la noticia, los familiares del fierrero se presentaron a la obra para pedir informes sobre él y fue alrededor de las dos de la tarde de ayer que la dependencia estatal reactivó el rastreo de más afectados por el desplome de las trabes de concreto de la estructura proyectada para 12 pisos de los cuales siete estaban en pie.

Los trabajos de rescate implementadas por el Escuadrón canino K9 de la Fiscalía General del Estado parte de los agentes caninos Dexter, un pastor holandés, y Samo, un pastor belga malinoa, ambos especialistas en detección de cadáveres en tierra y agua, así como de sus binomios, dieron con el cadáver del trabajador quien pudo ser liberado de los escombros a las 5:15 p.m. en que se dio aviso al Servicio Médico Forense para retirar el cuerpo.

Elementos del Semefo realizaron el levantamiento del cadáver y realizaron el protocolo para determinar la causa de muerte.

Continúan las investigaciones para saber las causas del siniestro.