Inspeccionan derrumbe

De acuerdo a la inspección realizada ayer en la iglesia de San Agustín, en Nabalam, arquitectos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), afirman que lo que queda del edificio se tendría que demoler.

Ayer, cerca del mediodía, personal del INAH se presentó, primero en Tizimín para ver dos edificios del centro que están en riesgo, y después a la comisaría de Nabalam.

Los arquitectos recorrieron el antiguo edificio y se percataron de que hay riesgo de que incluso colapsara una segunda parte del mismo.

Aunque todas las imágenes religiosas se salvaron, la pila bautismal se destruyó, pues quedó bajo los escombros. Uno de los arquitectos explicó que diagnosticarán porqué cayó parte del techo para saber qué tan estable está el resto de la infraestructura.