Invitan

Llegó el otoño, y con él, dice la tradición maya, llegan los “finados“, las almas de las personas que ya murieron, los “pixan-o’ob.”

Para los antiguos pueblos mayas, y permanece en la actualidad, el platillo principal para estas fechas es el mugbipollo, o pib, que consiste tradiconalmente en un “chaltún” de masa con espelón, carne de pollo y puerco, k’ool (atole de masa con recado rojo), tomate, cebolla y epasote, que se cuece enterrándolo con piedra caliente.

Los vecinos del barrio de San Sebastián quisieron honrar lo que representa este platillo y ayer presentaron, en rueda de prensa, lo que será la segunda Feria del Pib que se realizará el próximo 28 de octubre en el parque principal.

La inauguración, dijo Henry Cetina Cámara, presidente del comité vecinal que realiza la feria, será a las 9 de la mañana y el evento durará hasta las 8 de la noche, contando con variedades de pibes: el tradicional, de lomitos, de castacán, de jamón y queso, y de mariscos.

Además, también se realizarán eventos culturales, venta de calzado y cosméticos y cerca del mediodía se realizará un ritual maya y una muestra de cómo se prepara el pib.

Y es que no cualquier persona puede hacerlo, la tradición indica que las personas con mano fría o “sii k’ab”, no pueden tocar los alimentos, pues el pib no se va a cocer y quedará “aguado”; también cuentan las leyendas mayas que es necesario que las personas embarazadas y los niños con doble remolino en la cabeza no se acerquen al lugar donde se entierran los pibes, pues tampoco se cocerán.

Durante las 11 horas que durará el evento, se venderán pibes desde $60.00, por porción o de $500.00 a $550.00 la “lata” completa, dependiendo de los ingredientes; aún no se define los precios de los pibes de mariscos, indicaron.

Para este segundo festival esperan el arribo de más de 15 mil personas y la venta de 4000 pibes; asistirán municipios invitados como Ticul, Valladolid, Tahmek y Chapab.

A la rueda de prensa también acudieron representantes del Ayuntamiento de Mérida y del Gobierno del Estado, quienes ayudaron a los vecinos a impulsar esta segunda Feria del Mugbipollo.