Mal tiempo

El cordonazo de la Santa Cruz (3 de mayo) se adelantó ayer domingo por la mañana y azotó a las 7:30 a.m. con vientos que alcanzaron hasta los 90 km/h, haciendo volar sillas, mesas y toldos del malecón de Progreso, e incluso botando cables de energía eléctrica y de telefonía por distintos rumbos de Progreso.

El fuerte aguacero duró una hora y causó inundaciones en numerosas calles de la ciudad, tanto, que los pozos pluviales resultaron insuficientes.

Por el mal tiempo se paralizó toda la actividad pesquera y será hasta hoy o mañana cuando se reanude todo.

El puerto amaneció con cielo medio nublado, presagio del mal tiempo.

El cordonazo azotó a las 7:30 a.m., a esa hora los pescadores ya estaban resguardando sus lanchas para evitar que fueran destrozadas por las marejadas.

La calma retornó a las 10 de la mañana, pero los efectos del norte continuaron durante todo el día. Con esto, fueron pocos los prestadores de servicios que se animaron a ofrecer sus productos o servicios al turismo, así que fue un domingo con muy pocas ventas.

Los restauranteros tampoco tuvieron mucha clientela y las palapas lucieron abandonadas.

Fue el turismo local el que impulsó en cierta medida la derrama económica. Yucatecos oriundos de Mérida, Muna, Halachó, Chicxulub, entre otros, arribaron a través del transporte público. En los alrededores del malecón se observó a decenas de combis y camiones del interior del estado. Cabe destacar que solo algunos adultos se atrevieron a meterse al mar, debido a que este estaba picado.