Noche mágica

Noche mágica, en la que la comunidad se unió y se deleitó, con actos de ilusionismo, para apoyar al Centro Guadalupano de Evangelización y Promoción Social, es la que se disfrutó el miércoles, con los magos Fernando Mier, Edmundo Miller, Deyvit y Shadak, en el del Gran Salón “José Trinidad Molina Castellanos” del Club Campestre.

El programa inició con la alfombra roja, en la que dieron la bienvenida a las personas y representantes de empresas patrocinadores que colaboraron con la obra que fundó el sacerdote jesuita Joaquín Gallo Reynoso, en la única actividad de recaudación anual.

La Gran Noche de Magia inició a las 9 p.m., con Fernando Mier quien se llevó muchos aplausos, con actos, en los que apareció numerosas botellas de cristal por medio de dos vasos; con juegos de cartas, el juego de la ruleta rusa, en la que salvo una de sus manos de recibir lesión de un clavo escondido.

El número más aplaudido fue el de las sombras chinas, en el que realizó numerosas formas, la mayoría de ellas de animales, con sus dos manos y el uso de sombras.

La función continuó con Deyvit quien se llevó las ovaciones, con números en los que puso a levitar a una joven; en el que su cuerpo fue atravesado por personas y en el que traspaso una estructura sin que ésta ni el mago sufra algún daño.

Por último, el mago Edmundo Miller puso a reír a los asistentes con cuentos y ocurrencias de títeres que cobraron vida, y la narración de la película Titanic por medio de emoticones.

El Centro Guadalupano, alrededor del acontecimiento guadalupano, es una obra de beneficio social, de servicios y de bienestar, para las familias del poniente de la ciudad. En la obra se ofrecen cursos y capacitación, en diversas actividades, para las familias de escasos recursos, con el objetivo de elevar su economía.

Una de sus actividades es llevar la imagen de la Virgen de Guadalupe, a muchos lugares de Yucatán.