Protestan en la Codhey

Representantes de agrupaciones civiles clausuraron de manera simbólica las instalaciones de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Yucatán, al considerar que no defendían los intereses de los yucatecos que acudían en busca de ayuda.

Asimismo, pidieron al Congreso del Estado, que no ratifique en el cargo al actual Presidente Enrique Goff Alloud, ya que sería un grave error.

“Señores diputados es hora que tomen una decisión en beneficio del pueblo y no por intereses partidistas o de índole personal”, indicaron.

Explicaron que el actual ombudsman no ha sabido proteger, salvaguardar y restituir los derechos humanos de los yucatecos. El lunes el Congreso designará a un nuevo Presidente o ratificará al actual.