Ríspidas

El combate a la corrupción, el compromiso de no basar la política fiscal en el aumento de impuestos y la necesidad de impulsar el uso de energías amigables con el medio ambiente fueron algunos puntos en que coincidieron, total o parcialmente, los candidatos a la Presidencia en el tercero y último debate auspiciado por el Instituto Nacional Electoral (INE).

Con el Gran Museo del Mundo Maya como sede del encuentro, los candidatos expusieron aspectos medulares de sus propuestas en educación, salud, empleo, ciencia y tecnología y cambio climático, entre otras.

Los momentos más ríspidos se presentaron entre Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición “Juntos haremos historia”, y Ricardo Anaya Cortés, de “Por México al frente”, y ocasionalmente se sumó José Antonio Meade Kuribreña, de “Todos por México”.

Esos enfrentamientos verbales dieron pie a que el independiente Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, hiciera bromas a sus contendientes, a quienes llamó “la tercia maldita” por considerar que ellos y sus partidos les han causado mucho daño a México.

“¿Si te muestro los contratos renuncias a la candidatura?”, repitió varias veces Anaya Cortés a López Obrador después de indicar a éste que se la pasa acusando a otros de corrupción cuando él Ttambién tiene a “su contratista favorito”. Se refería al ingeniero José María Rioboó, a quien supuestamente el candidato de Morena benefició con contratos de 170 millones de pesos.

El momento chusco de la jornada estuvo a cargo de Rodríguez Calderón, ”El Bronco” quien en medio de las alusiones personales de sus oponentes les propuso que se dieran un beso.