Sorgo

Actualmente el grano de sorgo ya forma parte de la alimentación humana, pues con este se elaboran tortillas y totopos en algunas entidades del país, informó el doctor en Nutrición Vegetal Raúl Gerardo Obando Rodríguez, coordinador de Investigación, Innovación y Vinculación del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap).

Dijo que ante las dificultades para el cultivo de maíz en diferentes zonas del territorio mexicano, ahora los productores, investigadores y genetistas de semillas desarrollan una variedad de sorgo blanco para consumo humano. Y ya lograron resultados satisfactorios porque en la zona de Jalisco y el Bajío se cultiva esa variedad de sorgo y los fabricantes de tortillas venden ese producto alimenticio, ya sea como tortilla o totopos.

Entrevistado durante la segunda jornada de la Convención de la Asociación Mexicana de Semilleros AC, el doctor manifestó que el cultivo del sorgo es más sencillo, se produce en casi todas las superficies y climas. En cambio, el maíz requiere semillas mejoradas para cada zona climatológica.

Al opinar sobre la agricultura de Yucatán, el funcionario recordó que en esta entidad se han desarrollado variedades de maíz mejorado y de chile habanero y el Estado tiene un enorme potencial para la producción de chile habanero, de otras hortalizas y frutas que requiere la industria hotelera de Quintana Roo y del propio Estado.

Valoró el cultivo tradicional del maíz por medio del sistema de milpa y la técnica milenaria roza-tumba porque esa producción es una importante fuente de alimento para la gente de escasos recursos. Pero además, tiene un clima muy favorable y agua suficiente para el desarrollo de la agricultura tecnificada.

Al hablar del maíz, el doctor Obando comentó que continuamente el Inifap está creando nuevas semillas mejoradas. Tienen genetistas e investigadores de semillas que mejoran las plantas y las variedades y generan semillas para los distintos medio ambientes porque este alimento básico de los mexicanos no rinde igual en todo el territorio nacional.

También han mejorado semillas de trigo, de soya, arroz y sorgo para consumo humano.