Sorpresivo cristalazo

Empleados de una tienda en Ciudad Caucel se llevaron una gran sorpresa cuando al llegar a su centro de trabajo ayer domingo vieron un paño de cristal roto y pensaron que habían sido víctimas de robo.

Sin embargo, al ingresar al establecimiento notaron que ni había cosas revueltas ni se llevaron nada, por lo que suponen que fue un acto de vandalismo o que quizá quisieron entrar a robar pero se arrepintieron.

De la ola de robos que se ha desatado desde hace 10 días en la ciudad no se escapan ni los colegios ni las iglesias.

Los empleados llamaron a la SSP solo para dejar constancia de lo ocurrido, no se interpuso ninguna denuncia. Después el establecimiento laboró de manera normal.