Suicidios

A la fecha se han registrado once suicidios en seis municipios de la entidad. Los hechos han causado conmoción entre sus familiares y vecinos.

En el predio 265 de la calle 53-A con 46 del Fracc. Francisco de Montejo de Mérida, se suicidó un joven de 28 años de edad originario de la Ciudad de México quien fue identificado como Jhonatan Castillo Migoni.

El cuerpo fue encontrado por sus familiares quienes habían llegado desde la capital del país para visitarlo. Al no responder la puerta, acecharon por la ventana de una de las habitaciones y vieron que el cuerpo estaba suspendido por lo que forzaron la cerradura para entrar, con la esperanza de aún viviera. Al lugar llegaron paramédicos de la SSP quienes certificaron el fallecimiento.

En otro caso, en un predio de la calle 6 entre 9 y 11 de Buctztoztz, una mujer decidió suicidarse por la vía del ahorcamiento. El cadáver estaba en estado de descomposición.

El cuerpo fue encontrado por vecinos quienes alertados por las moscas verdes y el hedor que salía del inmueble fueron a ver qué era. Hasta el momento, la fallecida esta en calidad de desconocida.

Asimismo, en la calle 26 entre 11 y 13 de Ticul se registró otro suicidio. El ahora occiso fue identificado como Miguel Canul Poot, de 55 años de edad. Su cuerpo fue encontrado en el interior del baño. El hecho causó conmoción entre familiares y vecinos.

Otro hecho, sucedió en el fraccionamiento Las Nubes de Mérida. El hecho ocurrió en el predio 901 de la calle 46 entre 141-A y 143. El fallecido fue identificado como José Antonio Can Canché, de 31 años de edad.

Otro hecho ocurrió en el predio 91 de la calle 18 con 15 del centro de Kanasin. Una mujer, que atravesaba una crisis depresiva terminó con su vida por la vía del ahorcamiento. Sus vecinos fueron quienes encontraron el cuerpo colgado.

Otra víctima más fue Maximiliano Tun Canul, de 34 años de edad. El lamentable hecho ocurrió en la calle 11 por 14 y 16 de Cucholoch del municipio de Halachó. De igual manera se registró un suicidio en Mocochá y tres en Mérida.

En la mayoría de los casos las víctimas se encontraban bajo los efectos del alcohol.