Aloe vera

Elaborar un jabón artesanal tiene interesantes beneficios que vale la pena aprovechar.

Al estar hecho con aloe vera, el jabón nutre la piel y ayuda a prevenir signos de sensibilidad como comezón e irritación. Su fórmula es muy suave y puede aplicarse hasta en los tipos de pieles más sensibles. Además, contiene otros ingredientes que nutren, hidratan y suavizan la piel.

Paso a paso:

1. Consigue un recipiente resistente al calor del microondas. Luego, introduce las pastillas de jabón de glicerina y ponlas a derretir. Puede tardar alrededor de 4 minutos.

2. Posteriormente, cuando el jabón esté derretido, agrega las cucharadas de miel, la ralladura de limón o gotas de aceite esencial y la pulpa de aloe vera.

3. Aparte, calienta el aceite de oliva hasta que esté tibio. Evita que se recaliente porque puede perder sus propiedades.

4. Habiendo hecho esto último, mezcla todos los ingredientes con la ayuda de una batidora de mano, a baja potencia. Al final, debes obtener una mezcla brillante, con aroma agradable.

5. Cuando la consigas, vierte el contenido en varios moldes para jabón o en un recipiente de plástico limpio.

6. Para terminar, mete el jabón en el refrigerador durante un día, hasta que se solidifique bien. Si lo hiciste sobre un molde grande, corta varias pastillas para facilitar su uso.

¿Te animas a hacer este jabón natural en casa?

Como puedes ver, hacer tu propio jabón de aloe vera es muy sencillo y no te quitará mucho tiempo. Al final, tendrás un producto idóneo para cuidar tu piel. ¡Pruébalo!