El terror del subterráneo

En el subterráneo de la región capital de Venezuela se han suicidado muchas personas, y otras fueron arrojadas a las vías del tren con un final trágico. Los usuarios que usan el subterráneo en horas de la noche dan testimonios de que las almas de estas personas están penando por todas las estaciones del sistema de transporte.

Se cuenta entre los usuarios que estas almas en pena van hacia los usuarios y se colocan detrás de ellos para empujarlos cuando se acerca el tren. La finalidad es que tengan un final trágico como ellos.

Varias mujeres han dado testimonio de que se estaban maquillando en los andenes del tren, y con su espejo podían notar unos ojos tenues que las observaban con miradas que se podrían describir como endemoniadas.

Son negros como el petróleo y a medida que se acerca el tren, el dueño de dichos ojos se acerca, y se siente cómo respira. Cuando las mujeres voltean para ver quién se acerca, notan que no hay nadie a su alrededor y cuando están desconcertadas por lo que esta pasando se viene y se está acercando el tren, el alma despiadada también lo hace hacia la mujer, la toma por el brazo girándola, y le da un fuerte empujón a las vías. El operador del tren ve a la chica en la vía, pero por la velocidad del transporte no puede hacer mucho para evitar embestirla, dando como resultado una tragedia que pocos medios van a publicar por lo común que es.

Por eso, muchos usuarios del tren que usan el horario nocturno tratan de emoplear el servicio con más personas, ya que aquellos que lo usan sin compañía son más propensos a ser víctimas de estas almas que buscan compañía en los fríos rieles del subterráneo.