Enfermedades

Embarazo y enfermedad son palabras contrarias al milagro de la vida que se va creando en el cuerpo de la mujer. Sin embargo, lamentablemente, hay enfermedades más comunes en el embarazo que en otros períodos de la vida. Aunque se pueden evitar con un estilo de vida saludable, no está de más conocerlas y estar prevenida.

Las enfermedades más comunes en el embarazo son típicas del estado de gravidez. Generalmente pueden mantenerse a raya con alimentación equilibrada, ejercicio físico y paz mental.

Hay otras que pueden requerir medicación y un estrecho seguimiento médico. Vamos a revisar las complicaciones más frecuentes que pueden surgir mientras esperas al bebé.

1. Hiperémesis gravídica: A lo que se refiere es a las clásicas náuseas y vómitos que acompañan los despertares de prácticamente toda embarazada durante sus tres primeros y últimos meses.

Solo que esta enfermedad se refiere a lo que viven las madres que pueden llegar a vomitar de forma intensa y persistente, hasta 30 veces o más en un solo día.

Se cree que la causa de las náuseas y los vómitos durante el embarazo es el aumento rápido de los niveles sanguíneos de una hormona llamada HCG (gonadotropina coriónica humana), que es liberada por la placenta.

2. Diabetes gestacional (GDM): Se trata de otra de las enfermedades más comunes durante el embarazo. Afortunadamente, es muy probable que desaparezca con el nacimiento del bebé.

Igualmente, hay que mantener a raya esta incapacidad del cuerpo para procesar el azúcar. Una diabetes mal controlada aumenta el riesgo de provocar algunas de las enfermedades graves, como la preeclampsia.

3. Obesidad: Si bien se estima que en promedio podemos aumentar entre 9 y 14 kilos durante la gestación, hay mujeres que descuidan su alimentación y aumentan su peso de forma extrema. Ello puede ser grave para su salud y la del feto.

Las mujeres con sobrepeso pueden hacer de su embarazo una enfermedad. Incluso, quienes ya presentan obesidad antes de quedar embarazadas pueden aumentar los riesgos de padecer complicaciones como preeclampsia, DMG (tipo de diabetes) e, inclusive, la muerte fetal.

4. Anemia: Tomar suplementos de hierro es un clásico durante el embarazo. Así como recibir indicaciones específicas de consumir alimentos ricos en este mineral, como las carnes rojas y berro.

Si durante el embarazo padeces síntomas graves de cansancio, debilidad, palidez y hasta taquicardia, es probable que tu cuerpo no esté produciendo la cantidad de glóbulos rojos necesaria para llevar a término la gestación.

5. Hipertensión: La preeclampsia es un padecimiento temido por las embarazadas. Es consecuencia de una presión arterial alta y mal controlada.

Pueden ocurrir complicaciones como el desprendimiento de placenta, al quedar separada de la pared del útero. También puede sobrevenir la diabetes gestacional.