Feligreses

Poco más de 800 devotos participaron ayer domingo al mediodía en la misa de la visita anual de Nuestra Señora de Tetiz al Centro Comunitario Pastoral Santa Rosa de Lima, en el norte de Hunucmá.

Los feligreses llegaron en diferentes medios de trasporte para participar en la ceremonia.

A las 10 de la mañana, en la céntrica parroquia San Francisco de Asís, la venerada imagen presidió la misa infantil y de la salida del Gremio de Verduleras.

A las 11:15 a.m. “La Pobre de Dios”, cargada por los custodios, salió del templo parroquial hacia el Centro Comunitario, donde al mediodía presidió la misa que oficiaron el párroco, Javier Castillo Domínguez, y el vicario, Fernando Escalante.

En la ceremonia, el párroco expresó que esta visita de la venerada imagen viene a confortarnos, a darnos su amor y a invitarnos a llevar con mucho amor el Evangelio que Jesús, en su largo caminar, nos enseñó.

Al final de la misa, se realizó una kermés para recaudar fondos para los gastos de mantenimiento del Centro Comunitario, que se utiliza para cursos de evangelización, retiros y otras actividades.

Entrevistada en el marco de la misa anual, Genny Heredia dijo que “la llegada de nuestra madre, la Virgen de Tetiz, es un recordatorio de que la fe no solamente es una tradición sino una obediencia a lo que dijo Jesús, como en las bodas de Caná (en alusión al pasaje bíblico en el que María indicó a los que servían y se habían quedado sin vino: ‘Todo cuanto él os diga, hacedlo’)”.

Isidoro Uicab Tzab, a su vez, expresó que “la visita de la Virgen de Tetiz a este Centro Comunitario aumenta la fe en la imagen y propicia que más gente conozca este lugar y sea frecuentado en los diversos cursos de evangelización”.