Los Santos Reyes de Sahcatzín

Hace unos días, en la comisaría de Sahcatzín, Cansahcab, se realizó la peregrinación anual en honor a los tres Santos Reyes. Pero ello tiene una historia que se remonta hace varios años atrás.

Según se cuenta, un 6 de enero de 1906 los habitantes de la hacienda Sahcatzín, se percataron que un árbol de zapote ardía en llamas todas las noches. Nadie podía dar explicación de lo que sucedía, pues al amanecer dicho árbol estaba como si nada le hubiera ocurrido.

Por otra parte, ante la falta de custodio para la capilla de la hacienda; en la que solo había una Santa Cruz, el dueño del lugar el señor Niger Jiménez, a petición de los pobladores mandó a cortar tres troncos de ese misterioso árbol de zapote, los cuales fueron llevados a un escultor para que fabrique a los patrones del lugar.

Tres años después, en 1909, las sagradas imágenes fueron entregadas al señor Jiménez. A partir del 1 de enero de 1911 y hasta el 6 del mismo mes, los habitantes de Sahcatzín comenzaron a realizar festejos en honor a los tres Santos patronos.

Pero era tanta la fe de los pobladores que ya no solo realizaban el festejo en la comisaría, sino que empezaron a realizar una peregrinación hasta la cabecera municipal, Cansahcab.

El 6 de enero de 1913, Niger Jiménez donó las imágenes a la iglesia de la cabecera municipal.

En 1918, durante la persecución religiosa realizada por el general Salvador Alvarado, las imágenes fueron escondidas en una sascabera. Tiempo después fueron halladas por unos campesinos de Yobaín, quienes la regresaron a la capilla de Sahcatzín para volver a ser venerada.

Con el paso de los años, Camilo Campos se volvió dueño de la hacienda y las imágenes fueron trasladadas de nuevo a la iglesia de Cansahcab para que se realice la tradicional peregrinación.