Reacciona

El instinto de tu perro puede jugar en su contra. Piensa, por ejemplo, en el hábito de atrapar y morder objetos que le son atractivos. ¿Qué tal si atrapa un hueso pequeño o un juguete para niños?

Tragar tales artículos puede inducir asfixia y requeriría tratamiento veterinario de urgencia.

Es muy recomendable que, como dueños de mascotas, conozcamos los primeros auxilios que hay que aplicar antes de correr hacia la clínica veterinaria más cercana.

¿Qué es la asfixia?

La asfixia es el estado que se presenta cuando el organismo no está recibiendo suficiente cantidad de oxígeno. A dicha deficiencia de oxígeno se la conoce médicamente como hipoxia. Debes tener presente que las causas más comunes de asfixia en un perro son: presencia de un cuerpo extraño en la garganta, ahogamiento o inhalación de sustancias tóxicas.

¿Cuáles son los signos de asfixia en los perros?

El primer signo de asfixia es ansiedad extrema, jadeo o esfuerzo para respirar con la cabeza y el cuello extendidos. Si la falta de oxígeno se extiende en el tiempo, el perro perderá la conciencia.

A medida que la sofocación persista se puede observar un estado de cianosis, cuyo signo más notable es la tonalidad azul de la lengua y las membranas mucosas. Comúnmente, la sospecha de ahogo proviene de los sonidos que hace nuestro perro.

Los canes pueden toser por muchas razones, pero una de las más comunes es tener algo atorado en la garganta.

Un aspecto que es importante al momento de determinar si hay algo atascado en la garganta de tu perro es la raza. Algunas razas son glotonas por naturaleza, como el labrador, el golden retriever o el beagle, y pueden ser más propensas a comer algo indebido.

Otras razas pueden ser proclives a padecer de asfixia y son conocidos como perros braquicéfalos.

Tal es el caso de los pugs, bulldogs y algunas razas de perros mastines.

¿Qué hacer ante la asfixia de mi mascota?

Antes de correr al veterinario, si tu perro tiene algo atorado en la garganta, puedes probar estos consejos:

—Inmediatamente ábrele el hocico para echar un vistazo a toda la cavidad y mira si puedes quitar el objeto con tu mano. No es recomendable quitar objetos con puntas o bordes afilados, como huesos astillados, agujas, tijeras, etc.

—Si tu mascota es un perro pequeño, puedes inclinar la cabeza hacia abajo a la vez que intentas quitar el objeto. En el caso de perros grandes, levantar las patas traseras puede ser de ayuda.

—Realiza la maniobra de Heimlich: esta es una técnica probadamente efectiva para salvar vidas en caso de asfixia por atragantamiento. Colócate detrás del perro, ya sea de pie o arrodillado. Envuelve tus brazos alrededor de él y apoya sus patas con tus propias piernas. Desde esta posición, aplica presión detrás de las costillas, hacia dentro y hacia arriba, para que empiece a toser o vomitar. Cuanto más salive el perro, mejor será, ya que esto facilitará el deslizamiento del objeto.