Adiós a limpiar el inodoro

Hay teléfonos, autos y ahora también inodoros inteligentes. Al menos eso promete uno que se abre cuando te acercas y se autolimpia luego de que tiras la cadena.

A pesar de costar 9,800 dólares, se vendieron más de 40 millones de la versión anterior del inodoro Neorest.

La firma de productos para el baño Toto explicó que este prototipo aún está en desarrollo. El proceso de autolimpieza utiliza una combinación de un desinfectante y un esmalte –hecha de dióxido de circonio y titanio– que recubre el recipiente.

“Cuando se tira la cadena, se rocía el interior del recipiente con agua electrolizada”, explica la portavoz de Toto, Lenora Campos. Según la ejecutiva, el proceso transforma el agua en una especie de cloro suave. “Éste limpia profundamente el interior, matando todo lo que quede en el recipiente”, dice Campos.

Al mismo tiempo, una luz ultravioleta en la tapa carga la superficie. También es fotocatalítico, lo que permite que los iones de oxígeno combatan bacterias y virus. “No tienes que limpiarlo durante un año”.

Según Frank Gillett, de la consultora de avances tecnológicos Forrester Research, el dispositivo demostró aún había espacio para la innovación más allá de productos relacionados con internet. “Ilustra la idea de que los avances tecnológicos implican repensar las cosas”, dice. “No todo tiene que ver necesariamente con crear algo nuevo”.